Aprender el ejercicio del criterio

Captura de pantalla 2016-01-13 a las 19.26.52

Uno de los mayores y más difíciles aprendizajes de cualquier persona es el “tener criterio”. Tener criterio implica haber aprendido a pensar, a cribar, procesar y relacionar  un contenido en base a un conocimiento previo adquirido, de tal forma que te permite evaluar y ofrecer una opinión propia y fundada sobre el tema en cuestión.

Es algo que no se adquiere en un mes ni en dos, obviamente, y  supone un esfuerzo por parte del profesorado y del alumnado, por lo que no es fácil desarrollarlo. Muchos adultos  lo hemos adquirido ya tarde (si es que lo hemos hecho) quizás relacionado con nuestras profesiones. Pero en la sociedad de Internet en la que vivimos, el ejercicio del criterio es aún más importante ya que los jóvenes están expuestos a una sobreexposición informativa y de contenidos tan alta, que sin criterio, todo puede ser tan válido como ignorado. No hace mucho tuve una discusión con mi hijo (13 años) para explicarle por qué no debía dar crédito a una idea ridícula que había visto en Youtube y sí a un experto en física. Para él, Youtube es el Oráculo de Delfos, poco más o menos. Todo lo que ve allí, va a misa.

Y eso ¿cómo se aprende? En mi opinión, es un entrenamiento constante y diario, que se debería ejercitar de la mano de un guía/profesor que oriente y vaya validando el camino.

Reproducimos a continuación algunos puntos de un interesante artículo de Marta Toran, docente especializada en e-learning, sobre aprender en la Red a tener criterio.

Dice Marta Torán que “ultimamente ha reflexionado mucho sobre “el criterio” y las competencias digitales:

  • Empujamos a jóvenes estudiantes y adultos trabajadores a ser autónomos y dirigir su aprendizaje…
  • Les mostramos infinitas posibilidades de llegar a la información, trucos de búsqueda, herramientas de curación, plataformas de aprendizaje, recursos abiertos…
  • Les hacemos trabajar en red, documentarse, organizar sus fuentes, construir sus entornos personales de aprendizaje…

Pero ¿nos detenemos lo suficiente en enseñarles a “tener criterio”?

Está claro que si dominas una disciplina, si eres experto, de un vistazo o con una lectura “en diagonal” puedes dar credibilidad a un blog, a un artículo de la Wikipedia o una presentación en Slideshare… Pero cuando estás aprendiendo, cuando buscas información en la red sobre un tema que no es tu especialidad, necesitas ayuda para desarrollar un sexto sentido que te permita, casi intuitivamente, decidir qué es “bueno” y qué no lo es”. En este enlace puedes seguir leyendo este artículo.

Relacionado con este tema, publicamos hace un año este otro artículo interesante: ¿Qué es el pensamiento crítico?

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.