7 habilidades básicas que necesitará un estudiante para sobrevivir en el siglo XXI

Captura de pantalla 2015-10-22 a la(s) 10.29.53Un investigador de la universidad de Harvard ha realizado un estudio para averiguar cuáles serán las habilidades requeridas de los estudiantes de hoy para sobrevivir en el siglo XXI. Para eso, se entrevistó con centenares de directivos, así como con organizaciones sociales y educacionales.

Su estudio ha dado como resultado una lista de siete habilidades que necesitará la gente para sobrevivir y manejarse a lo largo de este siglo tan rápidamente cambiante, y algunas directrices sobre cómo enseñarlas a los estudiantes. 

 #1: Pensamiento crítico y capacidad para resolver problemas
Preparación: Los estudiantes necesitarán desarrollar su capacidad para enfrentarse a los problemas desde distintos ángulos y formular sus propias soluciones. Al margen de la carrera u oficio que elijan, la capacidad para pensar y actuar rápido es una herramienta indispendable para el futuro. Para practicarla en las aulas, los profesores deberían enfrentar a los estudiantes a situaciones en las que deban pensar por sí mismos cómo resolverlas y guiarlos en la búsqueda de posibles soluciones.  Lo normal es que el problema tenga múltiples soluciones, y lo que pretendemos enseñar es no hay una única respuesta posible sino que el problema se puede resulver con creatividad y experiencia.

#2: Trabajo en red y liderazgo a través de la influencia
Preparación: No todo el mundo nace siendo un líder. Sin embargo, la habilidad para dirigir a otros puede ayudar a una persona a avanzar y tener éxito en su carrera. Además, encontrar un trabajo en el que no debas trabajar en colaboración con otras personas es algo muy difícil. Preparar a los estudiantes en esta habilidad necesita de algo más que trabajo en equipo. En vez de formar un grupo en el que se repartan las tareas, cada estudiantes deberían asumir un rol dentro del grupo, ejercerlo, e ir intercambiándolos en el grupo a lo largo del proyecto (o del curso). A veces podrán ser los “jefes” y otras veces podrían ser el “coordinador” o el “diseñador gráfico.”

#3: Agilidad y adaptabilidad
Preparación: Si miramos al siglo pasado, nos daremos cuentas de cuánto han cambiado las cosas en el lugar de trabajo y en el mundo. Los estudiantes deben acostumbrarse a la idea del cambio y estar preparados para adaptarse a él. Los profesores pueden crear entornos muy dinámicos en la clase que ayuden a los estudiantes a prepararse para el futuro. Variar las estrategias de enseñanza por parte de los profesores, la distribución de la clase, la manera en la que los alumnos muestran su aprendizaje, e incluso las directrices del trabajo en grupo o de los deberes, puede ayudar a los estudiantes a aprender a adaptarse.

Un ejemplo sería pedir a los alumnos que creen un guión, y luego sorprenderlos con un elemento obligatorio que deben incorporar a la historia, o intercambiar su trabajo con otro alumno y completarlo.

#4: Iniciativa y emprendimiento
Preparación: Los alumnos necesitarán tomar la iniciativa y hacer su contribución en el mundo. Deberíamos impulsar estas habilidades en nuestra clase y comunidad. Los estudiantes pueden ser enormemente creativos a la hora de mejorar su experiencia en la clase, así que podríamos consultarles sobre algo más que una lista de normas y consecuencias.

Hazles saber que estás dispuesto a escuchar cualquiera de sus ideas, ayúdales a organizarlas y ponerlas en práctica -incluso si una idea no funciona. Puede ser una valiosa lección sobre cómo analizar qué ha ido mal y cómo mejorar la idea. Los alumnos nunca deberían tenerle miedo a intentarlo por miedo al fracaso.

#5: Comunicación oral y escrita efectiva.
Preparación: A pesar de los avances tecnológicos, estas habilidades siempre son importantes. Piensa en un jefe enviando un email lleno de faltas de ortografía o presentando un plan de negocios en voz baja y leyendo toda la presentación de forma monótona. ¿Qué pensarías? Debemos enseñar a nuestros estudiantes a hablar con confianza y claridad.

Esto no viene de forma natural, hay que practicarlo. La pronunciación, la velocidad, el volumen, los gestos o el contacto visual se puede aprender y enseñar. Las mismas habilidades que se usan en el teatro ayudan en la comunicación oral. Tómate unos minutos cada día comenzando a explicar la lección de forma muy poco efectiva y espera a ver cuánto tardan en preguntar tus alumnos qué estás haciendo. Deberían decirte ellos qué es lo que estás haciendo mal en tus habilidades de comunicación.

Y en comunicación escrita, necesitamos seguir reforzando las normas al tiempo que enseñamos a los estudiantes a utilizar las tecnologías disponibles para ayudarles a comprobar su escritura. Es muy importante que aprendan la diferencia entre la escritura formal e informal y que la apliquen.

#6: Análisis y acceso a la información
Preparación: Los estudiantes tienen acceso a una cantidad de información inimaginable. Internet es una increíble herramienta de búsqueda que puede ser su mejor amigo o su peor enemigo. Acceder a la información es fácil, pero acceder a buena información es más complicado. Debemos enseñar a los alumnos cómo filtrar los millones de páginas web disponibles sobre un tema para encontrar lo que necesitan (y ser capaces de confiar en lo que encuentran). Deben aprender a distinguir entre la información de datos o hechos y la opinión.

Muchos estudiantes hoy buscan información en webs de respuestas sin pensar realmente quién ha escrito esa información, si es correcta o no, o si se puede verificar que tiene un conocimiento profundo de ese tema. Al igual que un profesor puede “pensar en voz alta” estrategias de lectura, se pueden “pensar en voz alta” las estrategias de búsqueda de información en internet. Proyecta la pantalla de tu ordenador en la pizarra y aprende sobre un tema con tus estudiantes. Muéstrales cómo buscar, cómo filtrar y cómo utilizar esas webs de “respuestas” sin ser engañado.

#7: Curiosidad e imaginación
Preparación: Nuestros estudiantes vienen a clase con curiosidad por conocer el mundo y explorarlo (o al menos, deberían!). Su imaginación es enorme a la hora de crear cantidades de cosas útiles o inútiles. Nuestra tarea como educadores tiene poco que ver con enseñarles a ser curiosos e imaginativos, y mucho que ver con no quitarles esas habilidades. Debemso animarles a desarrollar esas capacidades al tiempo que les enseñamos a aplicarlas de forma creativa con un propósito.

Imagínate un niño a quien le encantan los soldados y los robots, pero odia a las princesas. Cómo reaccionas cuando te enseña su dibujo de un soldado utilizando un arma robótica para destruir una princesa? ¿Le felicitas por su creatividad de la misma forma en que felicitas el dibujo de un robot que salva el mundo que ha hecho su compañero? ¿Has colgado su dibujo en la pared?

No queremos que a todos les gusten y quieran las mismas cosas, así que un educador debe ser muy cuidadoso a la hora de alimentar y desarrollar la creatividad e imaginación de sus estudiantes. Podemos enseñarles qué cosas son apropiadas en qué situaciones sin hacerles sentir que sus ideas son equivocadas o malas.

Traducción del artículo 7 Skills a student will always need, publicado originalmente en inglés.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.