¿Cómo elegir curso de inglés en el extranjero?

Captura de pantalla 2015-02-15 a la(s) 21.32.10Cuando llegan estas fechas, muchos padres y madres empiezan a buscar alternativas para que sus hijos aprendan o practiquen inglés en el extranjero. No es una elección fácil.

Debemos tener en cuenta la edad del niño/a, la personalidad, qué intereses tiene, qué destino y opción de alojamiento se adaptaría mejor para él/ella y, por supuesto, con qué agencia de confianza enviarlos.

Los programas de inglés en el extranjero se ofertan para niños y adolescentes de entre 10 y 17 años. Para cada edad hay opciones distintas, aunque siempre se recomienda que tengan un conocimiento previo de la lengua antes de viajar. Para aquellos que viajan solos por primera vez fuera del país, suelen aconsejar programas de menor duración (entre dos y tres semanas) aunque en últimpa instancia, también depende de la personalidad del niño/a, y con alojamiento en residencia, ya que tienen la ventaja de contar con una atención y supervisión más intensa que en las familias de acogida.

A lo hora de elegir una agencia, se puede acudir a la Asociación de Promotores de Cursos en el Extranjeros, que reúne a agencias que se dedican a eso bajo unos mismos estándares de calidad. Eso no quita para que a la hora de decidirse por una u otra, se pidan referencias o bien a padres y niños que hayan viajado previamente con ellos, o a través de una búsqueda en Internet, o incluso pedir a la propia agencia el nombre de clientes que hayan utilizado sus servicios.

Suele haber dos opciones de alojamiento:

En familias, una opción que los expertos del sector aconsejan para los niños y jóvenes con un dominio medio del idioma y desean perfeccionarlo, ya que esta experiencia supone una inmersión mayor en la lengua. Antes del traslado, hay que pedir a la agencia toda la información concerniente a la familia de destino que pueda afectar a la adaptación del niño (miembros del hogar, costumbres, horarios, etc.). Los padres deben consultar otros aspectos, como la distancia entre el hogar y la escuela donde se imparten las clases, si la familia acoge a más estudiantes y la nacionalidad de estos.

En Residencia, una alternativa adecuada para los más jóvenes por la supervisión constante de monitores. También resulta atractiva para los estudiantes que desean convivir en un entorno multicultural, puesto que los residentes en general pertenecen a diferentes nacionalidades. Es preciso informarse del número de alumnos que se alojan en cada habitación y su nacionalidad, el régimen de comidas, los servicios de lavandería y si es necesario llevar equipamiento extra, como sábanas o toallas.

La mayoría de los programas ofrecen clases de inglés por la mañana en algún centro concertado con la agencia, y actividades extraescolares por la tarde que incluyen visitas culturales en grupo.
Para aquellos niños o jóvenes más deportistas, hay programas orientados a la práctica intensiva de deportes.
Otra opción para niños más “aventureros” son los campamentos de verano en Estados Unidos, una alternativa distinta porque se enmarcan en marcos naturales increíbles, se convive con niños norteamericanos y organizan incontables actividades de todo tipo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.