23 abril, Día del libro: recordando a Gabriel García Márquez

El 23 de abril es el día del Libro. Muchos centros educativos, librerías, instituciones y ciudades lo celebran a lo grande, con numerosas actividades con el libro y la lectura como protagonistas.

Este año, desde este blog dedicamos este día al genio de la literatura universal Gabriel García Márquez, que falleció hace apenas unos días. Captura de pantalla 2014-04-21 a la(s) 22.54.58

Recogemos aquí algunos pasajes de su obra:

Cien años de soledad
“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea, y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer los nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento, de barba montaraz y manos de gorrión, que se presentó con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública de lo que él mismo llamaba la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia”.

Crónica de una muerte anunciada
“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros. «Siempre soñaba con
árboles», me dijo Plácida Linero, su madre, evocando 27 años después los pormenores de aquel lunes ingrato”.

El coronel no tiene quien le escriba
“Hacía cada cosa como si fuera un acto trascendental. Los huesos de sus manos estaban forrados por un pellejo lúcido y tenso, manchado de carate como la piel del cuello. Antes de ponerse los botines de charol raspó el barro incrustado en la costura. Su esposa lo vio en ese instante, vestido como el día de su matrimonio. Sólo entonces advirtió cuánto había envejecido su esposo.
—Estás como para un acontecimiento —dijo.
—Este entierro es un acontecimiento —dijo el coronel—. Es el primer muerto de muerte natural que tenemos en muchos años”.

 

Captura de pantalla 2014-04-21 a la(s) 21.53.14Madrid celebra la Noche de los libros, en la que numerosas librerías organizan tertulias y encuentros con escritores, y permanecerán abiertas hasta altas horas de la noche.

Acércate y disfrútala!

Anuncios

Los comentarios están cerrados.