¿Cómo deberían ser las aulas del siglo XXI?

Captura de pantalla 2014-02-05 a la(s) 23.21.41Reproducimos algunas partes de un artículo muy interesante sobre cuáles deben ser las 10 características de las aulas para la educación del siglo XXI.

Aprendizaje activo:
En las aulas modernas, los estudiantes participan activamente en lo que aprenden, trabajando en grupos o en equipos y proyectos completos y otras actividades interesantes que les ayudan a descubrir nuevas habilidades. Los estudiantes pueden aprender de forma activa al hablar y escuchar, escribir, leer y reflexionar. Cuando los estudiantes son animados a adquirir un interés activo en el aprendizaje, son más propensos a retener el conocimiento que han acumulado.

Paidocéntrica:
En estas aulas, los estudiantes tienen un papel activo en su aprendizaje y sus profesores sirven como meros guías. Éstos son más facilitadores del aprendizaje que personas que exponen conocimientos. Ayudan a los estudiantes a pensar críticamente y a aprender haciendo, actuando como un recurso que facilita a sus alumnos a descubrir y dominar nuevos conceptos. Un entorno de clase centrado en los estudiantes pone los intereses de éstos primero, centrándose en las necesidades, habilidades y estilos de aprendizaje de cada uno.

Uso de dispositivos digitales:
Las computadoras u otros dispositivos digitales están fácilmente disponibles en las aulas modernas, ya que son herramientas esenciales para los estudiantes del siglo XXI y reemplazan muchos de los procedimientos de papel y lápiz. La tecnología no sólo da a los estudiantes los medios para llevar a cabo investigación en línea y dominar las habilidades de la tecnología que necesitan, sino que también da a los maestros la oportunidad de mejorar sus lecciones. La capacidad de operar con destreza una computadora es una habilidad crítica del siglo XXI. Los ordenadores y otros dispositivos digitales, son de gran ayuda en la enseñanza y el aprendizaje y los hacen más atractivos y eficaces.

Aprendizaje adaptativo:
Cualquier clase siempre tendrá estudiantes con diferentes tipos de habilidades y capacidades, lo que a menudo hace que sea difícil para los profesores asegurarse de que todos entienden los conceptos que han de aprender. El enfoque moderno del aprendizaje adaptativo da a los estudiantes la libertad de aprender a su propio ritmo y en la forma en la que se sientan más cómodos. Hay varios tipos de software disponible para el aprendizaje adaptativo que los profesores pueden utilizar para mejorar el aprendizaje de sus estudiantes.

Entorno acogedor:
Las aulas modernas no deben ser agobiantes o estar abarrotadas. Deben tener el material básico necesario para la enseñanza, como pizarras interactivas y proyectores LCD. También se puede adoptar un enfoque BYOD (Bring-Your-Own-Device), por lo que los estudiantes pueden traer sus ordenadores portátiles o tabletas a las aulas para facilitar un aprendizaje más personalizado. La enseñanza con material tecnológico es más eficaz, estimula la participación del estudiante, facilita el trabajo de los profesores y facilita a los estudiantes a centrarse en su propio aprendizaje.

Los estudiantes entienden y siguen las reglas y procedimientos:
El ambiente de aprendizaje está cuidadosamente planificado y bien organizado. Las reglas de clase, los procedimientos y las comunicaciones de las próximas actividades se publican en lugares convenientes para ayudar a los estudiantes a permanecer en la onda. Se alienta a los estudiantes constantemente para recordarles sus objetivos y responsabilidades. Siguen rutinas de clase y entienden lo que se espera que logren cada día y cómo se supone que deben hacerlo.

Respeto mutuo:
Los profesores y los estudiantes siempre deben tenerse respeto mutuo. Como ahora el papel de los profesores ya no va a ser el de “el sabio en el escenario”, los estudiantes no deben olvidar cuál es el valor de sus profesores, ya que siempre recibirán orientación y guía de ellos. Además, los profesores deben alentar a los estudiantes a hablar con confianza y valorar sus opiniones. En un ambiente bien disciplinado, los estudiantes deben también cooperar y respetar a sus compañeros de clase.

Los estudiantes asumen la responsabilidad de su propio aprendizaje:
Como los estudiantes son animados a participar activamente en su propio aprendizaje, se convierten en responsables del mismo. Se auto-dirigen, no sólo se animan unos a otros, sino que también trabajan con su profesor para lograr los objetivos académicos y de comportamiento que ellos mismos han ayudado a establecer. Los maestros deben emplear una variedad de estrategias para promover la toma de decisiones responsables y crear estudiantes autosuficientes.

Evaluaciones basadas en el rendimiento:
Las evaluaciones regulares basadas en el rendimiento se llevan a cabo por los profesores a través de diversos métodos, que no se limitan a exámenes o tests. Pueden realizarse ser mediante cuestionarios y otras formas de comprobación. Los profesores pueden utilizar los proyectos, así como otros productos y trabajos como procesos de evaluación que les ayuden a determinar los logros y las necesidades de los estudiantes. Las evaluaciones se adaptan a las capacidades y necesidades de éstos.

Aprendizaje colaborativo:
El aprendizaje a través de la colaboración es una de las formas más eficaces de aprendizaje. La enseñanza y el aprendizaje en el aislamiento son muy restrictivas y obstaculizan el progreso. El trabajo en grupos aumenta el alcance del aprendizaje y desarrolla el pensamiento crítico. Actividades de colaboración, con este fin, incluyen la escritura colaborativa, proyectos en grupo, resolución conjunta de problemas, debates y mucho más. El aprendizaje colaborativo redefine la relación tradicional estudiante-profesor en el aula.

Leer el artículo completo aquí

Anuncios

Los comentarios están cerrados.