Consejos para ayudar a nuestros hijos a estudiar

Captura de pantalla 2013-05-15 a la(s) 16.57.25Carmen González, orientadora del IES Ventura Rodríguez, nos da algunos consejos y recomendaciones para que padres y madres podamos ayudar a nuestros hijos a coger hábitos de estudio y organizarse mejor.
Aprender a organizarse y planificarse es una habilidad muy importante que, para aquellos que no la tienen innata -muchos de nosotros, sin duda-,  se aprende con la práctica y  les va a servir para cualquier aspecto de su vida.

  • No basta con ser inteligente. Todos los alumnos tienen una inteligencia normal y los buenos resultados solo se obtienen con un esfuerzo. La voluntad de estudiar y los motivos que se tengan para estudiar son decisivos.
  • Hay que plantear el estudio como un deber inaplazable; debería ser el objetivo fundamental de la tarde para nuestros hijos. En estos años escolares nos estamos jugando el futuro ya que se empieza a decidir cómo queremos ser.
  • Es necesario tener un horario y una planificación. No tiene por qué ser rígido, puede ser flexible pero lo normal en secundaria es que sea entre media hora y una hora para hacer deberes,  y entre tres cuartos de hora y una hora para estudiar (repasar lo dado ese día en clase, hacer esquemas, etc). Si no se dedica entre 10 o 12 horas de estudio, el fin de semana hay que recuperar. Es recomendable dejar para el fin de semana tareas que lleven más tiempo:  las láminas de  plástica, un trabajo…
  • Aprovechar las clases ahorra tiempo- se adelanta materia y dejan tiempo libre. Si el profesor sigue el libro, es bueno apuntarse aquello en lo que insiste o  si da apuntes subrayar lo que repita, pues es lo que considera básico.
  • Memorizar pero entendiendo el contenido. Cada persona tiene un sistema para fiar en la memoria las lecciones:  leerlo en voz alta, repasarlo varias veces e intentar repetirlo sin mirar… lo importante es tener en cuenta que no se sabe un tema si no es capaz de explicarlo. Es muy conveniente que se estudie cada día lo explicado en clase. Es mejor aprender un texto corto que enfrentarse a un montón de páginas cuando lleguen las épocas de los exámenes.
  • “Ya estudiaré cuando llegue el examen”… este es un enorme error. Si se estudia cada día, cuando llegue el momento del examen sólo hay que repasar los conocimientos ya adquiridos, recordar lo que ya se sabe. Si se deja para el final, se acaba con la cabeza llena de fórmulas, definiciones, fechas, etc… un caos.
  • ¿Cuántas veces se deja la tarea para el fin de semana o el domingo por la tarde? Si sucede esto es que no hay una planificación correcta de las horas de estudio. A menudo no basta solamente con la voluntad de estudiar:  hay que crear hábito.
  • La autodisciplina es quizá uno de los logros más significativos de la formación académica . Muchos alumnos muy capaces terminan con bajo rendimiento escolar ante su desorganización, mientras que otros menos dotados han obtenido éxito porque tienen disciplina y planifican su estudio.

REGLAS BÁSICAS PARA APROVECHAR EL TIEMPO DE ESTUDIO

Antes de empezar

  • Es preferible comenzar con objetivos pequeños que aspirar muy alto y no poder cumplirlos
  • La constancia es una condición fundamental para adquirir un correcto hábito de estudio
  • Pedir ayuda cuando se necesite, no dejar pasar un tiempo para resolver dudas. Muchas veces basta con una consulta al compañero o directamente al profesor.

Sobre el lugar y el tiempo de estudio

  • El horario de estudio debe ser a la misma hora para que se convierta en hábito.
  • Planificar los descansos: cada 45 minutos de trabajo hay que descansar entre 5/10 minutos.
  • Confeccionar un horario donde dejar muy claro qué tiempo se va a dedicar a cada cosa. Compartirlo con los padres y hermanos para que sea respetado.
  • Procurar un sitio de estudio sin ruidos y adecuado. La concentración es imprescindible. En la mesa de estudio sólo hay que tener las cosas que se necesitan para el estudio y nunca estudiar con el móvil al lado, distrae la atención y sus ruidos reducen la concentración, aunque no se mire.

Organización y planificación del estudio

  • La agenda es muy importante para planificar la semana
  • Hay que planificar bien los repasos de cada materia, no improvisar.
  • Empezar a estudiar con un vistazo general de los temas. Esto ayuda a concentrar la atención. Tener un marco de referencia ayuda a comprender mejor los pasos de un proceso.
  • Ordenar las materias en función de su dificultad. No comenzar con la más difícil.
  • Dejar para el final lo que resulte más fácil.
  • Utilizar las técnicas de estudio para ser eficiente: el subrayado, los esquemas, resumen…
Anuncios