¿Cómo fijar el horario de llegada a casa de mis hijos?

Captura de pantalla 2013-10-28 a la(s) 20.11.32Muchos padres y madres de adolescentes nos preguntan ¿hasta qué hora dejo salir a mi hijo/a?  Es una pregunta muy difícil de contestar de manera general ya que depende de múltiples factores como la edad del hijo, su madurez, la época del año (no es igual verano que invierno), si se encuentra en pueblo o en ciudad, el día de la semana, la actividad que vaya a realizar, etc.

Por tanto en este artículo nos vamos a centrar en dar varias claves que hay que tener en cuenta a la hora de tratar este tema con un adolescente, más que en dar consejos sobre el intervalo horario de regreso “adecuado”.

Salir con los amigos/as, primera expresión de independencia
Lo primero es comprender que esta es una situación natural. La adolescencia es una época de nuestra vida en la que solicitamos más independencia pues es algo necesario para crear nuestra identidad y por tanto, para madurar.

Mis límites, tus límites, nuestros límites

La adolescencia también es una época en la que se comprueban los límites personales y familiares y es por ello que, normalmente, van a intentar obtener lo máximo.  Esto en muchas ocasiones, es vivido por los padres con mucha ansiedad, pues ellos mismos pueden tener dificultades a la hora de poner dichos límites. Conocer y comprender por qué nuestros hijos y nosotros mismos, actuamos de determinadas maneras nos puede rebajar la ansiedad y así poder afrontar este “problema” de una forma más sensata y sosegada.

Ante los horarios ¿debemos ser autoritarios o permisivos?
El fijar horarios con un adolescente nos enfrenta a una pregunta muy común en esa época educativa; ¿es mejor ser autoritario o permisivo? En nuestra opinión ninguno de los dos extremos son recomendables.  Sí lo es el ser lo suficientemente flexible como para actuar de la manera más acorde a la situación que se nos plantee. Pero es importante conocer dónde nos solemos situar, si somos más autoritarios o más permisivos, y conocer las consecuencias positivas y negativas de ese posicionamiento.

Saber dialogar y negociar
Un aspecto esencial a la hora de acordar el horario es la comunicación, siendo muy importante el contexto y la forma en la que se mantiene el diálogo. Aunque, como hemos dicho anteriormente, el adolescente necesita que le fijen límites, no por ello tiene que ser desde el esquema “autoridad-ser sumiso” o “yo mando, tu obedeces”,  podemos intentar cambiarlo por el esquema “mi necesidad-tu necesidad”, y para ello hay que fomentar la escucha, para poder conocer las necesidades de nuestros hijos y para que se genere un clima de respeto y confianza donde se pueda dialogar de una manera cordial.

¿Debo controlar a mis hijo/as cuando salen?
Como en los puntos anteriores, tampoco los extremos son saludables y sí lo es el ser consciente de cuáles son nuestras necesidades y las suyas. Ellos necesitan autonomía para crear su identidad; nosotros como padres necesitamos controlar, en unas ocasiones por la seguridad de los adolescentes, y en otras por diferentes miedos -al consumo de drogas, a las relaciones sexuales, a la violencia, etc-. La sinceridad es la base para que haya confianza en la relación con nuestros hijos, por tanto es importante hablar con ellos de los motivos del control, explicarles por qué es importante conocer a sus amigos o por qué es importante que estén comunicados.

¿Qué hacemos cuando sobrepasan los límites?
Por último cuando los límites fijados no se cumplen, es habitual y está socialmente instaurado el castigo que puede ser un recurso válido en su justa medida. Pero se suele olvidar la otra cara de la moneda, el refuerzo positivo, es decir, cuando nuestro hijo sí cumple los límites es importante, que de una manera u otra (no tiene que ser de forma material), se le gratifique esa conducta. Se ha demostrado que el refuerzo positivo bien llevado a cabo es mucho más eficaz que el castigo, por lo que no olvidéis utilizarlo.

En conclusión, el equipo de Con o Sin Diván propone que se vea la fijación de horarios como un acto de corresponsabilidad entre padres e hijos, en el que se negocian necesidades. Para ello hay que fomentar la comunicación desde la escucha y la comprensión tanto del adolescente como de nosotros mismos.

Por último recordar que Con o Sin Diván, gabinete de orientación psicológica y pedagógica, ofrece un servicio gratuito de asesoramiento a padres y madres del Instituto Ventura Rodríguez, por lo que no dude en enviarnos su consulta o en sugerirnos temas para siguientes artículos.

Equipo de Con o Sin Diván

Anuncios

Una respuesta a “¿Cómo fijar el horario de llegada a casa de mis hijos?

  1. Pingback: 5 post para ayudarnos a convivir con nuestros adolescentes | Blog del Ampa Instituto Ventura Rodríguez