¿Cómo mejorar la participación de las familia en los centros educativos?

MR_Jigsaw_Puzzles_logoHoy en día ya es una obviedad decir que nuestra sociedad está en plena transformación. Las nuevas tecnologías, las redes sociales, pero también la crisis, los movimientos ciudadanos, el papel de los políticos y la polítíca, etc., están impulsando un cambio de paradigma de nuestro sistema social y económico.

Uno de los aspectos visibles de esos cambios es la mayor demanda de participación de la ciudadanía en aquellos temas que les afectan. En nuestro caso como familias, nos preocupa especialmente  la educación de nuestros hijos y es ahí donde, en mi opinión, hay mucho que podemos mejorar todas las partes implicadas, empezando por los padres.

En este artículo ¿Cómo mejorar la participación de las familias en los centros educativos?  que aquí enlazamos hablan precisamente de eso: cómo mejorar la participación de las familias en los centros, si los cauces que ahora existen son suficientes, si deberíamos participar de otra forma teniendo como principio la corresponsabilidad, o cómo percibe la comunidad educativa esa intervención de los padres.

Y a partir de ahí, da una serie de consejos sobre cómo mejorar esa participación de las familias, que aquí reproduzco:

  • Papel de las AMPAS: Según Juan Ballarín Forcada, Presidente de FAPAR, las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos adquieren un valor relevante en los centros educativos como canalizadoras de la necesaria participación colectiva de las familias. Tradicionalmente se ha considerado a las AMPAS como meras organizadoras de actividades extraescolares y, muchas veces también, de compensadoras de los recursos e infraestructuras educativas que las administraciones no satisfacen. Es necesario centrarse más en su labor como copartícipes del proceso global de formación de nuestros hijos en los centros escolares.
  • El profesorado: Para CEAPA, algunas actitudes o experiencias negativas en el centro ha llevado a veces a los padres y madres a rehuir el contacto con el personal de la escuela y viceversa. Además, existe la tendencia a responsabilizar al otro del fracaso del alumnado (las familias a docentes y centro, y el profesorado a la familia y al propio alumno). Para mejorar estas situaciones, los expertos aconsejan que los docentes tengan en cuenta a las familias más concienciadas para desarrollar acciones que fomenten la participación. La implicación es algo que se construye colectivamente y poco a poco.
  • Los centros: Los centros no deben limitarse a proporcionar información a las familias, deben brindar nuevas y variadas oportunidades de comunicación, ampliar las estructuras de participación adaptándolas a las necesidades y problemáticas concretas, promover la formación de familias y profesorado para favorecer el trabajo colaborativo, etc.
  • Las TIC: Es imprescindible aprovechar los nuevos canales de comunicación que nos ofrecen las nuevas tecnologías (correos electrónicos, blogs, páginas web, mensajería instantánea, redes sociales, etc.) para intercambiar información, recibir orientación, organizarse y gestionar, etc. Para Miriam Pastor Muñoz, muchas familias son modernas, actuales, acostumbradas al entorno digital y las nuevas tecnologías, entonces ¿por qué no impulsar su participación a través de herramientas digitales?

Creo que los consejos son muy acertados aunque quizás el primer paso en este camino es conseguir que padres y madres entendamos la importancia que tiene implicarnos y participar para lograr, entre todos y junto al resto de la comunidad educativa -profesorado, personal no docente, y también los alumnos-, la mejor educación posible para nuestros hijos en el Instituto Ventura Rodríguez.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.