Sigue jugando con tus hijos aunque sean adolescentes (y digan que pasan de ti)

(Vía el blog Las Palabras azules)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.