El que escriba ‘Habrir’ no debería graduarse

La falta de hábito lector, el uso de los SMS y las redes sociales, la mayor permisividad por parte de los profesores…todo suma para que las faltas de ortografía sean habituales en la comunicación escrita de los jóvenes, según recoge este artículo publicado este domingo en El País.

¿Estamos dejando de darle importancia al manejo y cuidado de nuestra lengua? ¿Somos todos como sociedad más permisivos con ellas?


Reproducimos aquí algunos extractos  del artículo

La culpa es de los alumnos, claro, pero también de los docentes. Rebajamos mucho el listón y obviamos la necesidad de subrayar que se debe escribir correctamente en cualquier caso, pero más en el nuestro, porque somos profesionales de la palabra”, sostiene desde el anonimato.

“El problema no es solo de ortografía. También, o más, de prosodia. Es decir, la organización de la sintaxis: los puntos, las comas… Entiendo “baca”, pero puedo no entender el discurso si no se organiza bien. Es difícil de marcar, pero no se esfuerzan”, plantea Flor Salazar, profesora de Filología Hispánica en la Universidad Complutense

“El español no es patrimonio de los profesores de Lengua. Es de todos. Y cada uno en su ámbito tiene que enseñar su léxico y en clase de Matemáticas no puedes dejar que un niño escriba hangulo. No puedes”, razona Medina Bocos.

Enlace al artículo completo de El País

Anuncios

Los comentarios están cerrados.